El aullido del lobo ibérico

El pasado día 5 de octubre, y en colaboración con el Museo Nacional de Ciencias Naturales, tuvo lugar una jornada sobre el lobo ibérico que comenzó con unas breves charlas, moderadas por Josefina Maestre, que corrieron a cargo de Isabel Diez Leiva, responsable de la campaña de Coexistencia de Ecologistas en Acción, Paula Jarque, de la Red EQUO Animales, Luismi Domínguez, naturalista y presidente de Lobo Marley, y Juantxo López de Uralde, ecologista y diputado de EQUO en el Congreso.

El acto tuvo lugar en el salón de actos del Museo, casi lleno de público. Isabel, estuvo hablando de los esfuerzos que se están haciendo con los colectivos ganaderos para cambiar la perspectiva que estos tienen sobre el lobo. Paula habló sobre el trabajo de la Red EQUO Animales en relación con la fauna salvaje. Luismi hizo una defensa apasionada del lobo ibérico y aclaró que el objetivo de Lobo Marley es cambiar la percepción de la sociedad sobre el lobo y que no beneficia al lobo que se hable siempre de lobos contra ganaderos. Juantxo López de Uralde incidió en esa idea aclarando que hay determinados lobbies que tienen más peso en la actitud del Gobierno en este asunto  habló de la situación política del lobo: “cuando se trata de defender la naturaleza y el interés general al Gobierno no le interesa lo que diga el Congreso. Nuevamente está ignorando a la mayoría social y política que se manifestó a favor del lobo ibérico, y está eludiendo el mandato mayoritario de proteger al lobo. Tomaremos nuevas iniciativas políticas para avanzar en el camino de su protección”, afirmó. Aquí puedes ver un fragmento de su intervención. También pudimos conocer el corto de animación La fábula del hombre mortal de la mano de sus realizadores, un grupo de jóvenes artistas que están buscando financiación para terminar dicho proyecto.

A continuación se generó un debate especialmente interesante por la presencia de ganaderos de la sierra norte de Madrid entre el público que pedían ayudas, no por oveja muerta por lobo, sino para realizar prácticas preventivas de los ataques, algunas de las cuales coincidían con lo expuesto por Alejandro Sánchez, diputado en la Asamblea de Madrid y patrono de la fundación EQUO, en este artículo que publicamos días atrás: ¿Puede Madrid convivir con el aullido del lobo?

Después pudimos disfrutar de los jardines del Museo Nacional de Ciencias Naturales donde tomamos sidra y queso y esperamos a que la luna llena apareciera en el cielo para despedir el evento con un aullido colectivo.

Desde la Fundación EQUO agradecemos al Museo Nacional de Ciencias Naturales la colaboración y las facilidades prestadas, a todos los asistentes su presencia y nos felicitamos por el buen desarrollo del acto y por aportar nuestro grano de arena a la defensa de una de las criaturas más fascinantes de nuestros paisajes: el lobo ibérico. Nos comprometemos a continuar con esta labor mientras no se consiga la protección total de esta especie en la península.

También te podría gustar...